Seitán (V)

_IMG_2112_640

Entiendo el seitán como una declaración básica de la cocina vegetariana y vegana. Aunque su uso no sea diario, es cierto que es un alimento bastante fácil de incluir en los platos, utilizándose de forma similar a la carne (va fenomenal a la plancha, rebozado, empanado, estofado, se puede usar como base para hamburguesas y preparados…), que además proporciona una cantidad destacable de proteínas (aunque estas no son de gran calidad, por lo que es buena idea completarlas con otros alimentos).

Aunque las grandes superficies están incluyendo el seitán en sus frigos y estanterías, sigue siendo un producto a encontrar, principalmente, en lugares especializados y herboristerías… siempre a unos precios de locura (una porción de 300gr suele rondar los 4 euros, si no son más). Así que cuando lo preparas en casa y su producto base no pasa de los 2-3 euros (obteniendo el quíntuple de cantidad)… te conquista. Además, yo me quedo con el sabor del seitán casero por encima de cualquier industrial sin la menor de las dudas.

_IMG_2161_640

▶ Ingredientes (para 5/6 bolas de seitán perfectamente congelables 😉 ):
– 500 gr de gluten de trigo
– 80 gr de pan rallado (algo más de medio vaso)
– 150 ml de salsa de soja
– 3 pastillas de caldo vegetal
– 4 dientes de ajo
– Especias al gusto: orégano, pimienta, albahaca, perejil, tomillo, eneldo, comino…
– Alga kombu (opcional)
– Ajo en polvo (opcional)
– Jengibre rallado o en polvo (opcional)

▶ Preparación:
Ponemos a calentar 750 ml de agua (dos vasos y medio) y 100 ml de salsa de soja (medio vaso), disolviendo con ello una pastilla de caldo vegetal. Nuestro objetivo no será conseguir la ebullición, sólo una temperatura media.

En un bol grande mezclamos el gluten, el pan rallado y las especias (no podría daros una cantidad exacta, pero yo diría que añado unas tres cucharadas grandes de orégano, una de albahaca, otra de tomillo, media de pimienta y de comino… pero es verdaderamente aproximado y depende exclusivamente del gusto personal). También será el momento del ajo en polvo.

Añadimos los líquidos ya calientes a nuestra mezcla para comenzar el amasado: ojo, en el momento en el que entran en contacto se empieza a formar una textura bastante elástica y “chiclosa”, ciertamente un poquito difícil de homogeneizar. Cuando tengamos toda la masa preparada, la dividimos en unas 5 o 6 partes y les damos forma de bolas.

Empezamos a calentar 3-4 litros de agua en una olla grande con unos 50 ml de salsa de soja, las otras dos pastillas de caldo vegetal, los dientes de ajo (divididos individualmente en dos o tres pedazos), el alga (un trozo pequeño) y el jengibre (una o dos cucharadas). Metemos nuestras bolas de seitán, subimos el fuego y dejamos que hierva (preferentemente tapado para que no se evapore el líquido) durante 25-30 minutos aproximadamente. He de decir que yo antes lo dejaba bastante más (40-45 min), pero las últimas pruebas me han dejado claro que he de reducir tiempo de cocción. De todas formas, vistas las discusiones que encuentro sobre cuánto dejarlo, creo que sólo en el ensayo y error dará cada uno con la clave. Sacamos, escurrimos… ¡y ya está! 🙂

¿Filetes a la plancha para acompañar con una buena guarnición? ¿Parte de un estofado con patatas y verduras? ¿Relleno de bocadillo? De verdad que las posibilidades no se acaban. ¡Espero se disfrute!

¡Besitos!