Empezamos…

Exploté.

Tengo que confesar que este no es mi primer blog de cocina, y también que siempre los voy escondiendo por ahí por alguna clase de vergüenza que me debería quitar. Me muevo por la blogosfera desde hace años, y tengo comprobado que soy terriblemente vaga en lo que a actualizar se refiere. Pero también sé que si dejo que avance y crezca conmigo, esto es algo que se mueve solo y (casi) sin esfuerzo. Así que, al lío.

Pero, ¿por qué este blog?

  1. Soy un alma inquieta. Me cosquillean las puntas de los dedos e intentar evitarlo es algo que no va conmigo. Le debo mucho, y cada día más, a esos blogs que están ahí conectándome con el mundo constantemente; algunos desde mi propio país y otros desde el extranjero. No siempre es fácil rechazar alimentos en una dieta, pero (en parte) gracias a Internet llevo años dándome cuenta de que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana. Y vaya ventana. Me encanta comer, me encanta cocinar y me encanta probar. Y aunque no soy, ni mucho menos, una gran cocinera, creo que puedo aportar mi granito de arena a esta enorme red de redes e intentar devolver una parte de todo lo que me han dado hasta el día de hoy, que es mucho.
  2. La fotografía. Esa sí que es mi pasión con mayúsculas, y llevo, en concreto, bastante tiempo detrás de la Fotografía Culinaria, con la necesidad incontrolada de soltar en algún sitio todos esos momentos captados al acabar el plato.
  3. La otra razón que me mueve a esto es la rabia me da no poder contestar como me gustaría a la gente de mi alrededor cuando me pregunta acerca de lo que como. “Andrea… ¿pero qué es la quinoa?”, “Decíamos de ir a cenar a un Kebab, pero claro, tú…”, “¿Qué recetas puedo hacer con el tofu del Mercadona?”. Aquí sí. Aquí os voy a contar qué es ese “rarísimo” semi-cereal, cómo se hace el falafel que tanto os acaba gustando (que lo sé yo), y con qué cara mirar al aburrido tofu tan utilizado por la sub-especie humana de los comehierbas.

Así que, pretendiendo enrollarme más en las próximas publicaciones, abro este humilde espacio de WordPress con intenciones de que contenga un poquito más que recetas de cocina sin carne.

¡Bienvenidos, niños!