El etiquetado de los huevos

¡Hola hola!

Esta vez no dejaré ninguna receta; este será, más bien, un pequeño post de divulgación.

Para mi enorme agrado, esta cuestión se va conociendo cada día más entre la gente, y de hecho últimamente me he llevado muchas sorpresas agradables por ello. Es algo generalmente conocido entre personas que se interesan de dónde viene lo que comen -vegetarianas o no-, pero parece que cada día llega más allá.

Este etiquetado se rige por una normativa puesta en funcionamiento a nivel europeo el 1 de enero de 2004, y es obligatoria en todos los huevos con una categoría A de calidad. Esta categoría hace referencia a los huevos que no han sido limpiados, lavados o refrigerados (en definitiva, los que denominamos frescos). Dentro de esta, tenemos los EXTRA, que nos indica que los huevos son recogidos y puestos en venta el mismo día. Así, la categoría B se reserva aquellos que han sido conservados o los que presentan una cáscara sucia y/o clara no gelatinosa y/o yema en una incorrecta posición (es decir, que no cumplen las características obligatorias para pertenecer a la categoría A).

Y con esto, ¿qué indica el código grabado en cada huevo?

codigo_huevos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRIMER DÍGITO

Nos indica la forma de cría:

3. Huevos de gallinas criadas en jaulas.
Es el método más común en España y será el más fácil de encontrar en los supermercados. Las gallinas ponedoras pasan las 24 horas en naves industriales sin ventanas (existe un control artificial la iluminación), se podrán disponer en distintos niveles o alturas (un máximo de cuatro*), tendrán una alimentación compuesta por cereales (62-82%) habitualmente transgénicos, proteína de pescado (12 a 19%), huevo molido (1,5-2%) y sal común (1%). Además, se usan medicamentos y antibióticos de forma diaria (mezclados con la comida). El pico de las aves se podrá cortar para evitar el picado de las plumas y el canibalismo (siempre en polluelos menores de 10 días).

Actualmente, todas las jaulas son “acondicionadas” (las anteriores, prohibidas en 2012, tenían unas dimensiones distintas). Tienen una superficie mínima de 750 cm2 por gallina (que incluyen nido, yacija para picotear y escarbar, comedero…), siendo 600 cm2 la superficie mínima utilizable por gallina (aproximadamente, un folio).

2. Huevos de gallinas criadas en el suelo.
Las gallinas viven en naves cerradas que, como las de jaulas, tienen un control artificial de la iluminación, siguen una dieta similar a las primeras y también está autorizado el corte de los picos. Aquí, la densidad máxima es de 9 gallinas/m2.

1. Huevos de gallinas camperas.
Los animales tienen acceso a corrales al aire libre y entornos vivos durante todo el día. La densidad máxima es de 1 gallina cada 4 m2 (en espacios exteriores; en los interiores será de 6 m2), y la alimentación es similar a las anteriores.

0. Huevos de producción ecológica.
Las instalaciones son similares a las camperas, pero el 80% de su alimentación deberá ser a base de piensos procedentes de agricultura ecológica. El uso de medicamentos, antibióticos y promotores del crecimiento está prohibido (con excepciones en las que se concreta su uso para la producción ecológica), así como el corte de picos, bajo excepciones puntuales.

{Como curiosidad, datos del 2012 indican que, en España, el 93% de las gallinas están en jaula, el 2,4% en suelo, el 3,7% camperas y un 0,3% pertenecen a la producción ecológica.}

SEGUNDO Y TERCER DÍGITO

Son letras que se refieren al país de origen dentro de la Unión Europea (las de España son “ES”).

RESTO DE DÍGITOS

Indican el código de la provincia (dos cifras), municipio y número de registro de la propia granja. En caso de que haya una letra al final, también está indicada la manada dentro de la granja. De forma opcional aparecerá la fecha de caducidad.

………………………………………………………………………………………..

Considero que no es necesario añadir imágenes (si alguien quiere verlas, San Google echará una mano) ni tampoco juicios al respecto. (Como gran obviedad, recordar que la calidad del huevo que estamos tomando viene directamente del tipo de cría de la gallina.) Lo importante, creo yo, es la propia reflexión y el detenimiento para una toma de decisiones acorde a lo que deseamos para nuestra salud, los animales y el planeta.
Nada más que añadir 🙂

Mejor fuente recomendada al respecto: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2002-831

¡Besitos!

Anuncios

La quinoa.

La idea es dedicar algunos posts a ciertos alimentos que, en algunos casos, no son especialmente conocidos. Aunque tengo ya varias cosillas en la cabeza, se piden y aceptan sugerencias 🙂 ¡Allá vamos!

Quinoa

La quinoa es un pseudocereal de la familia de las amarantáceas que se cultiva principalmente en los Andes de Bolivia, Perú, Chile, Colombia, Ecuador y Argentina, así como en Estados Unidos. Los pueblos Andinos la consideraban un grano sagrado dadas sus propiedades, y la FAO declaró el 2013 como Año Internacional de la quinoa.

NUTRICIÓN

Destaca por su alto contenido en proteínas (entre un 16 y 20% -más del doble que otros cereales-), grasas insaturadas (presenta ácido linoleico, esencial para la dieta) y carbohidratos (almidón). Es rica, además, en hierro, calcio, magnesio y fósforo y vitaminas del complejo B y E.

No contiene gluten, por lo que es apta para celiacos.

¿CÓMO SE USA?

Cuando me preguntan por la quinoa, siempre suelo responder que es, en parte, como el arroz: va con todo.

Tiene un tiempo de cocción de entre 15 y 20 minutos (hasta que se abre la semilla y vemos cómo se va diferenciando y separando un pequeño aro), por lo que es bastante recurrente. Puede servir de acompañamiento a cualquier revuelto, menestra o cocido; como base de hamburguesas o croquetas (ya os contaré más adelante); se puede incluir en ensaladas; para rellenar verduras y empanadas, y también hay quien la usa en el desayuno (en sustitución de los copos de avena, pero reconozco que esto no se ve mucho por nuestro país) y para preparar dulces… En fin, lo que se os ocurra, no tiene límites.

En mi primer contacto con la quinoa (hace cosa de un par de años) decidí hacer unas hamburguesas sencillitas, y quedé muy contenta. Sin embargo, en el día a día, yo uso la quinoa principalmente para acompañar lo que ruede en ese momento por el frigo (verduras, tofu, seitán… -y combinaciones de lo anterior-) y cuando preparo cocidos (lentejas, garbanzos o lo que toque).

Como desventaja que le pongo a este alimento, advierto que tiene un precio elevado (en España, a partir de los 3,50-4 euros/500 gr). También es cuestión de decidir si se compra ecológico o no (en el primer caso será, seguramente, más caro).

Aquí os dejo alguna idea de receta para que veáis qué se puede hacer con la quinoa (ya que aún no puedo poner de las mías…):

– Ensalada de quinoa y espinacas (de Eva Arguiñano)

– Hamburguesas de quinoa (El delantal verde)

Lentil, cashew, quinoa stuffed peppers (Coconut and berries)

–  Cocoa-nut quinoa bites (Vegan Yack Attack)

¡Besito!