Salpicón (V)

IMG_8144_640

¡Navidad!
Publico tarde… recién pasados estos días de caos entre comidas familiares y platos a rebosar. Y con esto, ha tocado cocinar con un toque especial, con un poquito más de mimo (lo que no quita prisa) y más alegría.

Este año, para Nochebuena, me apeteció hacer una versión de dos recetas que iban a estar presentes en el resto de la mesa: salpicón de marisco y redondo de ternera. El redondo lo hice con filetes de seitán, una salsa de champiñones (en base de nata de soja) y guisantes, y el salpicón os lo cuento ahora, porque no tiene ningún misterio 🙂 Llevaba meses y meses queriéndolo hacer (y por alguna razón necesito añadir en algún momento y de alguna manera la coliflor en esta receta, así como necesidad vital), y tras mirar varias recetas que no me convencían por internet, he decidido hacer algo a mi bola, bien sencillito y rico.

Como considero que todos los ingredientes van al gusto (yo no los medí), os dejo las cantidades de vuestra mano. Como guía diré que yo puse la misma cantidad aproximada de todos los ingredientes, con excepción de la manzana (idea de Papá, por cierto), que sería aproximadamente la mitad que de cada elemento por separado. Del espagueti de mar usé muy poquito también (una tira de unos diez centímetros).

Ingredientes:
– pimiento rojo
– pimiento verde
– pimiento amarillo
– cebolla
– tofu ahumado*
– manzana (en menor cantidad que el resto de ingredientes)
– espagueti de mar *opcional
– aceite, vinagre (normal o de manzana) y sal

*siempre lo compro de la marca Soria Natural y me gusta bastante, pero creo que cualquier otra será igual de buena 🙂

Preparación:
Si utilizamos espagueti de mar, lo dejamos a remojo durante 20 minutos. Entretanto, cortamos los ingredientes en dados de algo menos de un centímetro para después añadir nuestro alga en brunoise (cortadita en 1-2 mm).
Para el aliño, no querremos cubrir por completo el salpicón, pero sí bañar bien todos los elementos. La referencia es usar la mitad de vinagre que de aceite. Así, yo los puse en un vaso para calcular bien y luego poder ir agregando controlando la cantidad. ¡Ah! Y salamos al gusto.

Esta receta, como la original, os aconsejo dejarla unas horas en el frigorífico antes de su consumo, donde durará unos pocos días, además.

………………………………

¡Por cierto! Todos los años CreatiVegan se marca unos recetarios de Navidad impresionantes, y en este recién pasado 2014, desde mi punto de vista, se han superado. Aunque ya hayamos dejado atrás las festividades, deberíais echarle un vistazo. Además, la mayoría de las recetas no son nada complicadas ni llevan demasiado tiempo, y seguro que las podéis añadir a vuestro día a día con una sonrisaza. Aquí os lo dejo:
Recetas festivas – Virginia García, CreatiVegan

Y con esto…
¡FELIZ 2015 A TODOS!
Desde aquí, un abrazote fuerte a todos los no-vegetarianos que tienen la mente abierta a probar cosas nuevas (cada día más) y otro a todos los que están empezando este nuevo año con un pie (o los dos) en este mundillo verde. No sé en vuestros alrededores, pero en el mío, en el 2014 muchas personas de mi entorno han decidido replantearse su dieta según su ética… y creedme, yo no podría ser más feliz.

¡Besitos!

Anuncios