Pan de soda irlandés.

_IMG_3170FIRM

Nunca había hecho pan hasta el San Patricio (17 de marzo) de este año, cuando vi esta receta en uno de los blogs que sigo y que os recomiendo, “Tengo un horno y sé cómo usarlo” (no es vegetariano, pero Señor, qué maravilla). Ultra rápida. Mega fácil. Sin dejar fermentar. Haces la masa, al horno y a comer. Mi problema con respecto a cocinar pan siempre ha sido el tiempo de fermentación (fijaos qué trauma); una cuestión de vagancia y de no poder ver el resultado en el mismo momento. Una tontería, vaya.

Aunque no he vuelto a hacer pan desde entonces, espero ponerme al lío sin tardar y ya con menos miedo (que tengo amigos aficionados a la panadería y ganas de pedir las recetas de las que fardan…). No he probado el pan de soda original, así que no puedo comparar, pero sí diré que estaba muy bueno. No es tan ligero como el pan al que estamos acostumbrados en la Península para comer diariamente, este es mucho más contundente. Perfecto para empezar el día, perfecto para la prisa, perfecto para cuando, sencillamente, apetezca… Aquí os dejo la receta del blog que os he comentado más arriba:

▶ Ingredientes: 

– 500 gr de harina de fuerza (blanca o 1/2 y 1/2 integral)
– 420 ml de buttermilk (podemos hacerlo con 400 ml de leche y el zumo de medio limón o bien con 20 ml de vinagre blanco. Mezclar y dejar reposar durante 15 minutos) (1)
– Una cucharadita de bicarbonato sódico
– Una cucharadita de sal

▶ Preparación:

Precalentamos el horno a 200º. Mezclamos la harina con la sal y el bicarbonato, y añadimos el buttermilk hasta formar una masa pegajosa. Enharinamos la mesa o la zona donde vayamos a trabajar el pan, y doblamos un par de veces la masa, dándole forma de hogaza. Hacemos una cruz en la parte superior con un cuchillo y espolvoreamos con más harina. Horneamos durante 30-35 minutos (hasta que esté dorado) y dejamos enfriar.

………………………………………………………..……………………………………………..…………………

(1) El buttermilk era, antiguamente, el suero de mantequilla obtenido al batir la nata (a partir de la parte grasa se hacía la mantequilla y el sobrante resultante era este suero). Sin embargo, actualmente se le añade un tipo de bacterias a la leche y se deja fermentar, volviéndola ácida. En algunos países -Países Bajos, Alemania, Dinamarca o India- se usa directamente como refresco (quién dijo miedo) y también forma parte de la elaboración de panes, sopas y salsas cremosas.

_IMG_3216FIRM

_IMG_3207FIRM

A mí me encantó desayunarlo con un poco de aceite de oliva, tomate natural y una pizca de albahaca seca 🙂 De verdad, es un ratito nada más y merece muchísimo la pena (tengáis o no paciencia).

¡Besito!

Anuncios

Un comentario en “Pan de soda irlandés.

Coméntame, ¡las aportaciones siempre son bien recibidas! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s