Galletas (V*).

IMG_5278

[V* Las recetas que lleven entre paréntesis una “v” son veganas, es decir, no llevan alimentos de origen animal, como leche, huevos o miel.]

Esta receta está basada en las snickerdoodles, partiendo de una receta vegana. Yo he prescindido del característico rebozado de azúcar y canela, así que no se podrían llamar snickerdoodles, pero tampoco he sentido la necesidad de nombrarlas… sea como sea, estaban rebuenas.

Lo que más me gusta de la receta es que se hacen en un plis-plas, con ingredientes de andar por casa y seguro que nadie les pone pegas. Además, se podría añadir algún saborcillo extra (se me ocurre cacao, limón o jengibre, pero se podrían decir tantas cosas…), son bastante ligeras y perfectas para mojar en leche o té.

▶ Ingredientes: 
– 100 gr de harina de trigo
– 65 gr de margarina (1)
– 60 gr de azúcar (2)
– 12 gr de almidón de maíz (maizena)
– 15 ml de leche vegetal (yo usé de soja) (3)
– 2 gr de levadura
– 0,5 gr de sal (¡una pizquina, vaya!)

▶ Preparación:
Precalentamos el horno a 175º y batimos la margarina con el azúcar hasta que quede una crema suavecita. Añadimos el almidón de maíz y la sal. Por otra parte, mezclamos la harina con la levadura y lo incorporamos también a la mezcla, alternando con la leche que hayáis escogido.

No temáis si la masa os parece muy blanda; sólo resulta un problema para dar la forma. Con esto dicho, hacemos pequeñas bolitas (del tamaño de una nuez, por ejemplo) y las aplastamos.

Si queréis añadir el rebozado de azúcar y canela, sólo tenéis que mezclar un poquito de ambas cosas en un platito y pasar las bolitas que forméis con la masa por ellas antes de aplastarlas.

Horneamos durante 12-14 minutos (4), hasta que estén un poquito doradas, y dejamos enfriar.

¡Riquísimas! ¡Bon appétit! 😀

…………………………………………………… (Aclaraciones) ………………………………………………………..

(1) Que podéis sustituir por mantequilla sin ningún problema, aunque de esta forma no sean veganas 🙂
(2) Yo usé panela, es decir, azúcar integral de caña.
(3) Aunque podríais hacerlo perfectamente con leche de vaca 🙂
(4) ¡Y no más! En mis principios tuve problemas haciendo las galletas, porque me solía dar la sensación de que no las había hecho del todo: la masa estaba un poco blanda (por lo que las dejaba más tiempo en el horno y obtenía piedras por resultado). Sin embargo y en general, así es como debe ser, al salir del horno aún no se han ganado la textura final, para eso tendremos que esperar a que enfríen. Lo mejor es fiarse del doradito de la galleta o, si son de chocolate (por decir), hacernos caso de los minutos que mande la receta.

Anuncios

Coméntame, ¡las aportaciones siempre son bien recibidas! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s