La quinoa.

La idea es dedicar algunos posts a ciertos alimentos que, en algunos casos, no son especialmente conocidos. Aunque tengo ya varias cosillas en la cabeza, se piden y aceptan sugerencias 🙂 ¡Allá vamos!

Quinoa

La quinoa es un pseudocereal de la familia de las amarantáceas que se cultiva principalmente en los Andes de Bolivia, Perú, Chile, Colombia, Ecuador y Argentina, así como en Estados Unidos. Los pueblos Andinos la consideraban un grano sagrado dadas sus propiedades, y la FAO declaró el 2013 como Año Internacional de la quinoa.

NUTRICIÓN

Destaca por su alto contenido en proteínas (entre un 16 y 20% -más del doble que otros cereales-), grasas insaturadas (presenta ácido linoleico, esencial para la dieta) y carbohidratos (almidón). Es rica, además, en hierro, calcio, magnesio y fósforo y vitaminas del complejo B y E.

No contiene gluten, por lo que es apta para celiacos.

¿CÓMO SE USA?

Cuando me preguntan por la quinoa, siempre suelo responder que es, en parte, como el arroz: va con todo.

Tiene un tiempo de cocción de entre 15 y 20 minutos (hasta que se abre la semilla y vemos cómo se va diferenciando y separando un pequeño aro), por lo que es bastante recurrente. Puede servir de acompañamiento a cualquier revuelto, menestra o cocido; como base de hamburguesas o croquetas (ya os contaré más adelante); se puede incluir en ensaladas; para rellenar verduras y empanadas, y también hay quien la usa en el desayuno (en sustitución de los copos de avena, pero reconozco que esto no se ve mucho por nuestro país) y para preparar dulces… En fin, lo que se os ocurra, no tiene límites.

En mi primer contacto con la quinoa (hace cosa de un par de años) decidí hacer unas hamburguesas sencillitas, y quedé muy contenta. Sin embargo, en el día a día, yo uso la quinoa principalmente para acompañar lo que ruede en ese momento por el frigo (verduras, tofu, seitán… -y combinaciones de lo anterior-) y cuando preparo cocidos (lentejas, garbanzos o lo que toque).

Como desventaja que le pongo a este alimento, advierto que tiene un precio elevado (en España, a partir de los 3,50-4 euros/500 gr). También es cuestión de decidir si se compra ecológico o no (en el primer caso será, seguramente, más caro).

Aquí os dejo alguna idea de receta para que veáis qué se puede hacer con la quinoa (ya que aún no puedo poner de las mías…):

– Ensalada de quinoa y espinacas (de Eva Arguiñano)

– Hamburguesas de quinoa (El delantal verde)

Lentil, cashew, quinoa stuffed peppers (Coconut and berries)

–  Cocoa-nut quinoa bites (Vegan Yack Attack)

¡Besito!

Anuncios